Las principales situaciones en que te podrás beneficiar del factoring internacional


factoring internacional

Uno de los nortes de toda empresa es crecer y expandir sus operaciones más allá de las fronteras, en este caso, de Chile. Desde luego, las operaciones comerciales en territorio extranjero pueden resultar bastante beneficioso para las compañías que se aventuren a ampliar sus negocios, aunque este tipo de acciones no están libres de riesgo. En ese sentido, el factoring internacional puede constituir la solución perfecta para que esos pasos hacia el crecimiento tengan un respaldo.

 

Son varias las opciones que se tienen a la hora de mantener la estabilidad financiera de una empresa. Una de ellas es el factoring, la cual resulta bastante conveniente en comparación con créditos y otras opciones similares, gracias a que se vale de las deudas por cobrar de la empresa (facturas), a cambio de la obtención de dineros equivalentes a la deuda cedida, menos una pequeña comisión retenida por la empresa de factoraje. Hasta aquí, el tema es bastante conocido. Sin embargo, ¿qué pasa cuando dichas deudas conllevan actores extranjeros?

 

Si tu empresa tiene negocios que sobrepasan las fronteras locales, el factoring internacional es la alternativa que necesitas para obtener financiamiento en base a deudas que mantengas con clientes extranjeros. Hablamos de una opción que te será de gran ayuda en casos como:

 

Exportaciones

 

Imagina que tu empresa vende productos con denominación de origen, los cuales resultan sumamente atractivos para el mercado internacional. A través de buenas gestiones por parte de tu equipo de ventas, logras hacer negocios con compradores en Estados Unidos, un logro significativo para tu compañía ya que esto abrirá nuevas puertas y te permitirá expandir tus operaciones. Sin embargo, hay un pequeño problema: las facturas por cobrar han sido pactadas a 60 días.

 

Es en este tipo de instancias en las que el factoring internacional asoma como una excelente alternativa de financiamiento. A través de empresas especializadas en la materia, puedes ceder estas deudas y obtener el dinero de manera inmediata, algo que resulta un poco más complejo que el factoring en suelos nacionales, ya que es necesario averiguar sobre la reputación del comprador y verificar que dichas facturas se apeguen al marco legal.

 

Importaciones

 

En lo que a importaciones se refiere, el factoring internacional permite adquirir productos con proveedores en el exterior, aun cuando tu empresa no tenga la liquidez para hacerlo. De esta manera, puedes garantizar el normal funcionamiento de tu empresa, sin acudir a instrumentos de financiamiento restrictivos, como pagos al contado o cartas de crédito.

 

Para ejemplificarlo, imagina que tu empresa se dedica a la comercialización de equipos electrónicos. Se está por terminar el stock de determinado producto y necesitas reponer la mercadería para continuar generando ingresos. Sin embargo, en este momento no tienes la liquidez para hacerlo, ¿qué hacer entonces? Desde luego, acudir al factoring internacional, que te permite acceder a financiamiento necesario resguardando la integridad de tu empresa, sin la necesidad de recurrir a ahorros o capital de emergencia, pudiendo continuar con tus operaciones de manera normal.

 

Como ves, el factoring internacional es una opción sumamente conveniente a la hora de buscar financiamiento cuando tus negocios tienen actores en el extranjero.

 


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *